19/11/2014

De mal en peor

De mal en peor

De mal en peor. Cartón de Rocha
De mal en peor. Cartón de Rocha
MÉXICO, D.F. (Proceso).- La comparación sirve siempre como una herramienta para saber si vamos bien, estamos igual o avanzamos. De ahí que resulte interesante el análisis de los estudios internacionales. Veamos cómo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en la más reciente radiografía de sus integrantes, evalúa a México.
Primero. Como es lógico para todos, nuestro país es el más inseguro de los miembros de ese organismo. Brasil y Rusia se colocan ligeramente mejor. Por el contrario, Japón es el más seguro. Mientras en Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Canadá y Polonia la cifra de personas que afirman haber sufrido algún delito es menor de 2%, en México es de 12.8%, lo que refleja el grave problema que sacude a la República, que también ocupa uno de los lugares más bajos en ingresos y equidad.
En México, según la OCDE, el ingreso familiar es de 12 mil 850 dólares al año. Esto, por supuesto, si la riqueza se repartiera de forma equitativa. Como no es así, la brecha entre los más ricos y los más pobres es muy alta: El 20% de los que más ganan obtienen al menos 13 veces más que el 20% de los más pobres, lo que hace de México una nación gravemente inequitativa.
Y en esa misma lógica, los mexicanos trabajan 2 mil 226 horas al año –el promedio de la OCDE es de mil 765 horas– para ganar un sueldo muchas veces inferior al de los demás integrantes del organismo. A pesar de que México destina una gran parte de su presupuesto a la educación, sus resultados son bajísimos. En efecto, sólo 36% de los ciudadanos entre 25 y 64 años tienen estudios de secundaria, lo que dista mucho del promedio: 75%. Este es el país con los niveles educativos más bajos de la OCDE, mientras que Finlandia cuenta con los niveles más altos. Y por lo que concierne a calidad en niveles de lectura y matemáticas, la República Mexicana alcanza 417 puntos, contra el promedio de 497. Dato importante es que las mujeres mexicanas salieron en el estudio un punto porcentual arriba que los hombres.
Segundo. En México, la esperanza de vida ha subido a 74 años; aún así, es menor que el promedio, que es de 80 años. Las mujeres tienen una esperanza de vida de 77 años, y los hombres de 71. En contaminación, también este país anda mal. El nivel de las partículas atmosféricas PM10 –que son contaminantes, están en el aire, entran a los pulmones y pueden dañarlos– es de 28.9 microgramos por metro cúbico, bastante más alto que el promedio de 20.1 microgramos.
No se diga la calidad del agua: 20% menos potable que el promedio de los países de la OCDE. Incluso en las relaciones personales, los mexicanos confían menos (como lo han documentado Samuel Ramos y Octavio Paz) que en otras partes del mundo. En efecto, 68% de los connacionales dice tener alguien en quien confiar cuando lo necesita, mientras que el promedio es de 84%.
Una de las grandes aportaciones de la simulación mexicana es la credencial para votar, que se obtiene porque hace las veces de documento de identidad y es gratuita, más que para ejercer el derecho al voto. No tener credencial para votar es casi tanto como la muerte civil. A pesar de ello, México tiene una participación política de 63%, contra el promedio de 72%.
Tercero. Aunque los indicadores anteriores ponen de relieve que nuestro país tiene una gran ventana de oportunidades para mejorar, sorprende que el estudio de la OCDE afirme que los mexicanos están más satisfechos con su vida (82% dice tener más experiencias positivas en un día normal –sentimientos de paz, satisfacción por sus logros, etcétera) que el promedio de 76%. Dichos datos de la OCDE fueron obtenidos específicamente para este organismo internacional por la encuestadora Gallup, y lo mencionado resulta preocupante porque refleja un problema en la encuesta o muestra un grave estado de negación o evasión de los mexicanos ante su realidad, en virtud de que se observa un profundo divorcio entre su calidad de vida objetivable y su calidad de vida aparentemente percibida.
Si esto que afirma Gallup para la OCDE es cierto, se tendrá PRI para rato porque lo más importante no es la verdad vivida, sino la verdad percibida. Aquí cabría el dicho utilizado por el mexicano al que se le pregunta “¿cómo estás”, y que en su respuesta dice entre bromas y veras: “jodido, pero contento”. ¿Será? l
ernestovillanueva@hushmail.com
@evillanuevamx
www.ernestovillanueva.blogspot.com

31/10/2014

OCT31

CONDENA CIMTRA ATENTADO CONTRA ERNESTO VILLANUEVA

CON LOS OJOS ABIERTOS


    El Colectivo Ciudadanos por Municipios Transparentes (CIMTRA) condenó el atentado que sufrió el catedrático del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Ernesto Villanueva Villanueva, el pasado miércoles.

    A través de un comunicado, el Colectivo señaló que “las críticas y comentarios hechos por el Doctor Villanueva no pueden ser motivo de censura y acallamiento y mucho menos de atentados contra su integridad”, considerando necesario “levantar la voz ante la serie de problemáticas y obstáculos” que presenta México.

    Ernesto Villanueva, especialista en temas de transparencia y combate a la corrupción y ex aspirante a comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), recibió, la mañana de este miércoles, dos disparos en la ventanilla del lado izquierdo de su vehículo y uno más en el toldo, mientras circulaba en las instalaciones de Ciudad Universitaria.

    Ante ello, los grupos y aliados locales que conforman CIMTRA hicieron un llamado para promover el Estado de Derecho y esclarecer los hechos ocurridos, los cuales consideraron “vulneran la libertad de expresión y ejercicio crítico de la verdad”.

    El documento está firmado por los Colectivos CIMTRA del Distrito Federal, Colima, Chihuahua, Ciudad Juárez, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Puebla, Tlaxcala, Querétaro, Sonora, Tabasco y Yucatán.

    Desliga a Diego Valadés del narco

    Por otro lado, a través de su cuenta de twitter, Ernesto Villanueva señaló que nunca afirmó que Diego Valadés, también investigador del IIJ-UNAM y a quien identificó como uno de los posibles responsables de los hechos, estuviera involucrado con el narcotráfico.

    “Sólo pregunté con base en los hechos a que tuve acceso”, indicó el investigador de la UNAM quien en un mensaje anterior había indicado que “es increíble en que el IIJ-UNAM ahora las diferencia se hagan a través de sicarios”.

    Foto: MVS

    22/10/2014

    presentación libro de Humberto Hernández Haddad sobre muerte de Colosio y Ruiz Massieu

    Próximo miércoles 29 17 Hrs se presenta obra de Humberto Hernández Haddad sobre muerte de Colosio y Ruiz Massieu en el IIJ UNAM. Se obsequiarán 10 libros a los primeros asistentes
    http://www.juridicas.unam.mx/inst/evacad/Eventos/2014/1029/

    15/10/2014

    ¿Narco académicos en la UNAM?



    Enrique Carpizo[1]

    Resultó para mí una sorpresa la presunción de que pudieran existir narco académicos. Y más todavía me pregunto: ¿En el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y bajo la dirección del Presidente del Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional? ¿Hasta dónde llega la corrupción?

    De entrada, el Abogado General de la Universidad Nacional Autónoma de México, Luis Raúl González Pérez, acusado de presunto plagiario de una obra intelectual de mi autoría. Él se defiende con denuestos contra mí. Y con el apoyo de un tercero, que es el albacea de su hermano, el Dr. Jorge Carpizo, quien, además, se encuentra presuntamente relacionado con tráfico de influencias para gestionar la compra de unos terrenos en Cocoyoc a favor de varios miembros de su familia, con cargo a la UNAM. Por fortuna,  yo soy lejano, muy lejano a la corrupción. Por si lo anterior no fuera suficiente,  el Rector José Narro -en múltiples medios- avala los calificativos esgrimidos en mi contra en un boletín oficial. Por primera vez en la historia universitaria viola una medida cautelar a favor de la dignidad humana. Peor todavía,  posteriormente se descubre que al parecer no tiene maestría ni especialidad, lo cual, de comprobarse, sería una gran falta a la moral pública.

    Ahora -por si fuera poco- un académico "renombrado" Diego Valadés Ríos -a decir de un reportaje de investigación signado por Ernesto Villanueva- está presuntamente involucrado con el Cártel de Juárez. ¿Qué pasa? Urge que la UNAM responda: 1. ¿Hay o no plagio de mi obra intelectual? si no lo hubo ¿Por qué no liberan la investigación para que yo, su autor, la use conforme a derecho? 2. ¿Compraron o no con recursos públicos universitarios los terrenos ubicados en Cocoyoc, Cuernavaca, Morelos, a nombre de tres familiares de Carlos Carpizo Mag gregor o hubieron planes frustrados de ello? 3. ¿Existe o no una red de narco académicos en jurídicas de la UNAM? 4. ¿Los juristas valadesianos son parte del presunto grupo de narco académicos?
    5. ¿Debe renunciar o pedir licencia Valadés Ríos a la UNAM mientras aclara el tema del otorgamiento de una credencial a un presunto narcotraficante y justifica que todo su dinero y patrimonio es lícito, además de no ser narco académico? 6. ¿Qué opina Pedro Salazar, actual Director de Jurídicas de la UNAM, quien apoya a Diego en pago a su designación como Director y por eso recluta firmas en defensa de este personaje, en lugar de ser neutro y emprender acciones que recuperen la imagen de la institución?

    Todo lo expresado se presume y cada vez  parece tener sustento, sobre todo ante el silencio universitario y el presunto apoyo de algunos académicos y funcionarios públicos. La situación de México no da para valientes,  pero sí para quienes estamos comprometidos con la nación, no puede haber lealtad sin compromiso y muchos asumen lealtad para luego ser víctima del "no tengo compromiso contigo, tú te metiste porque quisiste, es más ni te conozco". Generar empatía a través de la narco academia -si es que existe- demerita a personas de buena fe. Éstas solamente debieran pedir respeto a su derecho a conocer la verdad. Sin embargo, las supuestas redes de corrupción del equipo del Rector Narro generan nostalgia por la UNAM, cuyo Instituto de Investigaciones Jurídicas respira la soberbia de quienes poco a poco han cedido en favor de la impunidad y la ambición por acceder a cargos públicos o generar recursos de donde se pueda. Estoy convencido de que podemos hacer mucho sin estar en la nómina del Estado o de la alta burocracia universitaria. 

    El egocentrismo empaña la objetividad de algunas autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México y muestra el nombre, apellido y firma de los que además empujan hacia el inminente precipicio de la mediocridad y de la presunta delincuencia organizada. Por fortuna en la UNAM y en ese Instituto existen académicos con verdadero renombre que emprenden actos de denuncia pública y universitaria en aras de sanear a la Universidad.

    Me pronuncio en pro de la rendición de cuentas y la aclaración de hechos que manchan la reputación universitaria. ¿Qué opinan los estudiantes y académicos de esto? Comprendo que no todos son sospechosos de corrupción, pero si algunos, quienes deberían  abandonar el territorio Puma sin oportunidad de regreso, ¿Cuáles? los que resulten responsables. Es una vergüenza que en hechos sangrientos o cuestionables como los casos Colosio, Ruiz Massieu, Posadas Ocampo, Vicente Carrillo Flores, entre otros, por coincidencia, esté presuntamente involucrado ese grupo tildado de presunta narco academia. Debo aclarar que mi cercanía con Jorge Carpizo fue académica, por lo que mi lealtad y respeto hacia él la brindo a su memoria, no se traslada a otra persona o personas. Él me advirtió que si quería estar cerca debía alejarme de mucha gente que Jorge consideró incorrecta, su muerte imprevista impidió que yo supiera con exactitud a qué se refería. Los hechos urgentes de investigar para saber la verdad me dicen que Jorge tenía razón en protegerme, fueron 7 años a su lado y nunca entendí porque me impidió participar con los ideólogos más importantes de Jurídicas y algunos familiares nuestros.

    Se debe pedir transparencia y rendición de cuentas por una Casa de Estudios que, al parecer, se está hundiendo sin resurgimiento. Muchos opinan que debo callar porque algunos universitarios interesados y un pariente lejano opinan que estoy deprimido y eso puede auspiciar la coartada perfecta para atentar contra mi vida y fingir la existencia de un suicidio o de un accidente.  Me es grato que ya pudimos crear el Observatorio Ciudadano de los Derechos de los Universitarios, figura inédita en la UNAM de contrapeso institucional, y un espacio independiente desde donde se puede hacer más que con las instituciones a modo que hay dentro y que debemos cambiar.









    [1][1] Investigador Titular del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM

    13/10/2014

    Diego Valadés y el Cartel de Juárez



    El mundo al revés

    Ernesto Villanueva

    Columna publicada originalmente en el Diario Noroeste, Sinaloa el 13 de octubre del 2014

    Lo prometido es deuda. Dije que iba a seguir con el tema de Diego Valadés Ríos. Y aquí estamos. Pensé que Valadés Ríos era sólo un personaje que predicaba una cosa y practicaba otra; y que el ejercicio de sus prácticas de corrupción, para alguien que se ve a sí mismo vestido en una túnica blanca y a unos centímetros del piso para no contaminarse, formaban parte las acciones que por comunes no son menos ilícitas o, al menos al margen de la ética pública. Resulta que no es el caso, mientras más investigo encuentro más datos relacionados  presumiblemente de este “distinguido” sinaloense, guía ética de El Colegio de Sinaloa. Veamos.
    Primero. La captura del presunto narcotraficante Vicente Carrillo Fuentes, jefe del Cartel de Juárez, ha puesto en la agenda pública algunos datos  que habían pasado inadvertidos. Diego Valadés decía textualmente en las palabras de inauguración del Quinto Congreso de Derecho Constitucional Estatal: “Hay una obra muy importante, paradójicamente poco citada de Platón; normalmente cuando hablamos de Platón nos referimos a La República , pero hay una obra que se llama El Político o El Estadista, según la traducción, en la que describe justamente los ciclos del cambio y utiliza, como era frecuente en Platón, las metáforas que le vienen a la mente para hacer más claramente perceptible aquello a lo que se quiere referir y señala que cuando un cuerpo gira en un sentido y, en determinado momento, debe girar en un sentido inverso, justamente porque se está dando un cambio en su ciclo, hay un momento, un breve instante, en el que ese cuerpo se detiene, por fuerza, antes de comenzar a girar en el otro sentido, antes de que se produzca el cambio de ciclo.” ¿Qué quiso decir?

    Segundo. ¿Habrá hablado Diego Valadés de sí mismo en “metáfora” como lo mencioné en el apartado anterior sabiendo cuando cambiar de bando por dinero o interés o ambos? Resulta que el 27 de abril de 2003 en una espléndida nota de Luis Cano para El Universal  (http://www.eluniversal.com.mx/nacion/96108.html) se da cuenta que el FBI en El Paso Texas encontró una credencial expedida a Vicente Carrillo que dice: "La presente acredita la personalidad del C. Jorge Miramontes Álvarez con cargo de primer comandante de la Policía Judicial Federal". Enseguida señala su RFC: MIAJ 531002; el área, Dirección General de la Policía Judicial Federal; la certifica con su firma el oficial mayor de la PGR, Javier Dueñas García, y la autoriza el Procurador General de la República, Diego Valadés. La firma parece ser la del “ideólogo constitucional”. Tendrá, sin embargo, que ser un perito en grafoscopía para determinar si la firma de la credencial proviene del puño y letra del ex procurador general de la República y próximo investigador “emérito” del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. Con todo, son de llamar la atención dos hechos: a) Valadés no mandó ningún desmentido a El Universal, que hubiera sido indispensable, no sólo adecuado, para quedar libre de sospechas o al menos desmarcarse. Por el contrario, de haber firmado la credencial de referencia sería casi imposible que Diego Valadés no supiera de este hecho delictivo. Más porque el artículo 77 del Manual de Organización, Políticas y Procedimientos Generales de la Policía Judicial Federal desde 1988 (con mayores candados en 1994) a la letra dice: “Para ocupar el cargo de Primer Comandante, además de los requisitos previstos en los párrafos anteriores, se requiere: I. Ser mayor de 30 años. II. Tener antigüedad mayor a 5 años al servicio de la corporación y III. Haber destacado en sus labores como segundo comandante”; b) Es de sorprender que la credencial de Vicente Carrillo la firmara personalmente Diego Valadés, como Procurador General de Recursos y no el director de recursos humanos, como es lo usual. ¿Sería posible pensar, si la firma de Diego Valadés fuese autógrafa, que no sabía nada con tantos candados y filtros de control? ¿O es posible pensar que estaba en tratos con ese Cartel porque representaba dinero del que está probado es tan afecto? 
    Tercero. La nota de El Universal concluye afirmando que el FBI encontró otras cosas que nunca fueron revelados de “presuntos narcotraficantes”. Comparto un dato que no se ha dado a conocer a la opinión pública: La Cuenta Número  78811690  del Comerica Bank con sede casualmente en Texas con Record ID: 485bb72d6aaf38d78dcaf716ecac2d1 y la de inversión Record ID: 6853319836b6b0693d0003943931fcc5 a nombre nada más y nada menos que de Diego Valadés Ríos con saldos de 7 ceros como dicen los americanos. ¿Será una desafortunada coincidencia y pertenece a un Diego Valadés Ríos que no se trata de quien es el ejemplo moral de una parte del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM? Mientras se aclaran estas aparentes confusiones, ¿no debería pedir Diego Valdés Ríos licencias a todas los colegios y dependencias donde cobra recursos públicos para evitar dañar la imagen institucional de esas instituciones? ¿De confirmarse que la cuenta sí es del “distinguido universitario” sinaloense habría pagado sus debidos impuestos en México o en Estados Unidos? ¿No estaremos ya en una nueva fase donde la academia y los académicos de “gran prestigio” pudieran también haber sido penetrados por el narcotráfico y que el presumible caso de Valadés no fuere la única excepción? Seguiré con el tema con nuevos datos debidamente verificados, porque apenas empezamos esta historia que tiene todavía muchos elementos de información de interés público. Bien lo ha señalado Aldous Huxley: “Cuanto más siniestros son los deseos de un político, más pomposa, en general, se vuelve la nobleza de su lenguaje.” Aclaro que no estoy enfermo, ni deprimido ni tampoco mi familia y mis hijos, por si “por mala suerte” (Malova dixit) pasa algún accidente colectivo o personal que atente contra nuestra integridad física, será con los saludos de Diego Valadés Ríos, el que se presenta como  “ideólogo” constitucional.  
    @evillanuevamx
    www.ernestovillanueva.blogspot.com

    Twitter Updates 2.2: FeedWitter